Proyectos contract. El diseño de interiores en Hoteles nos apasiona.

Un hotel siempre es un lugar especial que forma parte de algo más. Un espacio en el que crear recuerdos, vivir nuevas experiencias y encontrar la calidez de un hogar y la elegancia del diseño. Un entorno en el que la acogida de los clientes marca la diferencia, y los detalles definen y crean la armonía necesaria para que la vivencia sea única. Una vivencia que sea disfrutada con los cinco sentidos y que genere el deseo de repetir, de volver a ese hotel.

Por eso, cuando hablamos de proyectos de interiorismo de hoteles nos obsesiona la calidad de los materiales y el cuidado de hasta el último detalle pero, de igual forma, también ponemos el foco en la parte más emocional, porque no hay que olvidar que, hoy por hoy, el hotel busca ser la experiencia en sí mismo. Desde la sábana de una habitación, la luz tenue de un salón y el tacto de una cucharilla de café.

Es lo que tienen los proyectos contract, principalmente los hoteles, y extensible a los restaurantes. Son proyectos que suponen siempre ir más allá en calidad, en confort, en armonía, en diseño, en detalles… Nos gusta pensar en cómo las texturas, los olores e incluso los sonidos se entremezclan en los diferentes ambientes generando en la persona que los disfruta, la percepción que hemos buscado para ese momento y ese lugar, definido por un interiorismo y una decoración de diseño.

A diferencia de los espacios de retail, donde la experiencia tiene una duración de unas horas, en los hoteles el objetivo es hacer que dicha experiencia se perpetúe y se mantenga durante varios días e incluso que vaya ‘in crescendo’ con el paso del tiempo porque el bienestar que transmite así lo fomenta. Además, como estudio de interiorismo, en los hoteles debemos ser capaces de satisfacer a un visitante diverso y muy exigente, habituado a viajar y a saber lo que quiere en sus alojamientos.